domingo, 13 de marzo de 2011

Aparentemente frágil

Hoy salimos a pasear, la noche incitaba a consumir las horas pensando en ti, literalmente así se dió, y es que, cada huella minuciosa que me atrevía a crear, parecía ser aparentemete un momento de inestabilidad emocional, soñaba meramente con poder pasear algún día, de esos no muy lejanos que no tardan en llegar, por el mismo asfalto que hoy me atrapaba en su tenue realidad.
El hastío solitario de mi habitación me consumió durante varias horas, salir a pasearte, a reencontrarme contigo, a buscarte en los ojos de la gente, fue una vaga sensación que nació de la impotencia por no poder verte.
Millones de sentimientos que zarandeaban lo más profundo del ser, fueron mis mas fieles compañeros de viaje, unos cascos y mi viejo amigo Ismael Serrano susurrando gustosmente buena música sobre mis oídos, no podían faltar.
Buscando locuras que inventar, atrapado en miedos que me dominaban y que aún me arropan con su intachable aroma letárgico. Créeme, que aparantemente frágil, como si la vida se me fuese en ello, escribí varios mensajes para mandarte, pero finalmente, solo llegó a tu buzón, el que resumía la causa de mi andadura.
Mañana quien sabe, si saldré de nuevo a pasearte, a busacarte... a encontrarte, quie sabe...

2 comentarios:

Rosa dijo...

sencillamente precioso amigo. Que suerte tiene que tener la persona que inspira en ti tan bellos sentimientos.

Charlie Brown dijo...

Que suerte tiene también esa persona de tener un tío como él a su lado. Un abrazo hermano.