jueves, 5 de marzo de 2009

Mi paisaje

"Me gustas cuando callas, por que estas como ausente". Algo abunda mi incertidumbre y rapidamente los vientos zarandean fuertemente la montaña que divisa mi ventana. Al son de un compas inexistente, el viento transporta los lamentos de las almas desgarradas por el tiempo, almas sin ningun paradero al que acudir.
La montaña fija fielmente su camino hacia el ocaso azul del cielo. Los coches quebrantan la memoria profana de la noche. A lo lejos, los carteles se desvanecen en un profundo sueño, pero siguen marcando la luz del trayecto marcado. Los arboles permanecen inmoviles al borde del camino. Sin un determinado horario, regreso a mis aposentos a encontrarme con el viento, que en esta noche, susurra la tempestad del mundo. Te seré sincero, me gusta el silencio de mi paisaje. Las gotas de agua cayendo sobre la fertil tierra, ahogando ante mi, la arrogancia de un mañana incierto. Quiero seguir callado durante unos minutos y escuchar, simplemente escuchar.
Para poder sentir el dulce latir de la hemosa tierra que hoy me inunda, y volver a encontrar el camino perfecto.

1 comentarios:

pilar dijo...

Sabes que me gusta todo lo que escribes y encima escribes del tiempo, la naturaleza y de ti, eso es genial.
un beso la pili