lunes, 13 de abril de 2009

EL PAJAR

Hoy soñé de manera sana con una de esas situaciones que la vida otorga a algunas personas, pero que es como aquellos premios que nunca le toca a uno. Hoy volví a empaparme de ti, de añoranza, de tu pasado, de tus suspiros. Volvía a leer sobre tu piel, eran tus palabras en la boca de otra persona, sentía en mis oidos los exhalaciones de tus suspiros por aquello que te habian robado, y yo, haciendo mio lo tuyo, sentí que el alma se me iba en ello. Pero eran tus palabras y no tu boca, la que intentaba reconciliar tu presente, eran tus mismos ojos de nostalgia, los que intentaban enterrar el amor pasado de alguien que no supo alimentar mi sueño, mi ilusion, que no supo sentirte y soñarte como un día yo lo hize. Eran tus mismos gestos pero con otro amargo sabor a hiel, era tu incertidumbre escondida en otro camino, era tu mismo corazon estancado debilmente en aquél que me robo mi sueño. Era todo aquello que un dia te abrazó pero en brazos de otra persona. Pero ahora siento en mí el mismo camino que se cruza arrollando estramboticamente todo aquello que mantiene a alguien con vida, desplomando en mi persona todo tipo de condicion humana que me ayude a acercarme a ti. Pero no eran tus brazos, no tus ojos y mucho menos tu corazón, era solo el soplo de nostalgia que vivía en una morada desconocida para mi, el eco de otros retazos de vida. Algo atrae hacia a mi una esencia soñadora, algo que conduce hacia otro camino, hacia otra batalla, y es que he visto en ti, lo que quise ver en un sueño. Quizás tu estes lejos, quizás me acerce y tu te alejes sutilmente o quizás desaparezcas, pero existe el simple hecho de vivir con un lenguaje que va mas alla de las palabras, quiero seguir soñando, suspirando y mirando al cielo, quiero vivir imaginandote, soñando con el dia de que nuestros caminos se cruzen, para poder escribir sobre tu piel con pinceladas invisibles y sentir tu presencia eternamente en mi interior.

Una continua batalla se desata siempre en el fluir de nuestros dias. Pero, en esta vida propia que poseemos, todo se trasforma. Los días no son los mismos, y las personas no son las mismas siempre. El viento nos trasporta a veces el dulce saber amargo del pasado, aquellos conflictos entre corazon y cabeza y aquellas decisiones erróneas que cometiste y que ahora tienes miedo de cometer, todos alguna vez pasamos por esa etapa de derrumbamiento personal. Pero no temas, porque el valor de cuanto aprendiste en la batalla supera con creces la sangra derramada en la derrota. Es el momento de sonreir y volver a vivir sin miedos, sin trampa... sin muros por lo que trepar hasta ver lo especial que puedes ser, y ver tu también mas hallá de tus propias barreras. Todo se trasforma, y tanto es así, que ya no soy el mismo y tu bien lo sabes, aparezco de la manera mas imprevista para sacar de ti lo que realmente posees, soplos de sonrisa eterna a la gente y a tu persona. No decaigas, continúa adelante siendo tu misma, capaz de todo, por que en tan solo en unos dias arrancas de mi lo que nadie en mundo lleno de tiempo... estas llena de vida y para eso estas aquí.

1 comentarios:

pilar dijo...

Sabes mas que los ratones coloraos.
solo te voy a decir que te quiero, porque un amigo es un amigo.
Gracias por todo SUPERHOMBRE.